Irónicamente, es aquel hierro más puro el que permite su maleabilidad a golpes para, finalmente, manifestar una extrema dureza y resistencia a impactos. No es oro todo lo que reluce ni forja artistica en Madrid todo hierro dulce, ya que su tratamiento no es sencillo. Si bien hoy en día existen diversas posibilidades de tratamiento del metal, es evidente que el trabajo artesanal requiere una labor más ardua, personalizando cada pieza y confiriéndole, además de una innegable elegancia, un distintivo de calidad.

¿Por qué hierro forjado? Este tipo de metal presenta la particularidad de contener una casi nula presencia de carbono, lo que le confiere la práctica pureza de su estado. Su singularidad requiere, así mismo, un tratamiento igual de exquisito. De este modo, el hierro forjado alcanza su punto de fundición a una temperatura de 1500 ºC, presentando en ese estadio la capacidad definitoria de maleabilidad necesaria para la elaboración de auténticas obras de arte en el campo de la forja artistica en Madrid, la artesanía o la cerrajería. Sus particularidades le dotan de la idoneidad necesaria para la creación de estructuras decorativas complejas, elaboraciones sinuosas y proyectos adaptables a todos los gustos.

Los trabajos en forja artesanal son un claro distintivo de elegancia, buen gusto y distinción, y su exclusividad requiere ser configurada por los mejores especialistas en la materia. Se trata, sin duda, de una de las profesiones más antiguas y que, hoy en día, se encuentra casi en extinción, requiriendo un tratamiento exquisito del material y un trabajo de diseño y configuración cuidadoso y creativo.

En Forja Artesanal Hnos. González Marrón, cada obra está hecha a mano bajo la impronta de generaciones de experiencia. Conferimos a nuestros proyectos un distintivo de exclusividad: creaciones únicas que cumplen con los requisitos de un sello garantizado por el gremio de artesanos.